Convivir con malos compañeros de trabajo

Convivir con malos compañeros de trabajo
29/10/2019 | Noticias

Todos sabemos que es habitual encontrar personas con una personalidad compleja en todos los ámbitos de nuestra vida, incluido evidentemente el laboral. De entre estas personalidades, están las llamadas "tóxicas". Dentro del entorno laboral, estas personas se convierten en auténticos malos compañeros de trabajo. Normalmente, están formados por un conjunto de rasgos, que pueden ser muchos y muy diferentes, pero que tienen el denominador común de podernos jugar muchas malas pasadas al trabajo. Lo más necesario es saberlos distinguir, aislar y, sobre todo, evitar.

Tipologías de malos compañeros de trabajo

En el día a día laboral podemos tener que compartir trabajo con tóxicos muy diferentes, tales como:

  • El tóxico descalificador: Se siente bien manipulando y atacando emocionalmente a los demás.
  • El tóxico envidioso: Desea siempre lo que tienen los demás, quiere que fracasen, y pone recursos para que así sea.
  • El tóxico sociopsicòpata: Es impulsivo, ambicioso y trata de conseguir sus objetivos sin tener en cuenta a los demás.
  • El tóxico negativo: Lo ve siempre todo negro, se queja por todo e intenta que entres en su espiral de pesimismo.
  • El tóxico neurótico: Quiere siempre llamar la atención, tiene un humor cambiante y no puede soportar que los demás sepan más que él.

Podríamos hacer una larguísima descripción de características psicológicas y sociales de cada uno de estos tipos, y también añadir muchos más, pero este no es el objetivo del artículo de hoy. La finalidad es hablar de un tipo de tóxico que, desgraciadamente, es de los más habituales en el ámbito laboral. Este tóxico puede hacer más daño que ninguno otro dentro de un equipo de trabajo y, paradójicamente, sabe cómo pasar desapercibido durante tiempo y tiempo. Es el tóxico manipulador.

La fina manipulación del compañero tóxico

El manipulador es una persona que siempre se muestra amable y complaciente. Tiene empatía y es agradable. Nadie diría que, detrás de esa personalidad, pueda haber algún aspecto negativo. ¿Cuál es, pues, su arma principal? ¿Qué busca el tóxico manipulador?

Su voluntad es conseguir hacerse con el control de los pensamientos y decisiones de su entorno. Pero hacerlo de una manera elegante, sin que se note, sin que se sepa que detrás de todo está él. Este tóxico tiene recursos para saber contaminar su entorno poco a poco, para llevar las opiniones de sus víctimas hacia su terreno, para influir siempre bajo mano, para conseguir lo que quiere sin que nadie lo señale. Es realmente un experto del arte de la manipulación y, cuantos más adeptos gana, más fuerte se siente.

Como podemos tratar con los malos compañeros de trabajo?

Si detectamos que hay algún sujeto manipulador en nuestro equipo de trabajo, sólo hay una opción posible: Eliminar su presencia en el equipo. En otras palabras, despedir la persona. El manipulador es un claro tóxico que actúa de mala fe y, por tanto, ante una actitud así la respuesta debe clara y contundente. No despedirlo sólo supone alargar una situación que no mejorará con el tiempo, para que el manipulador no se puede reconducir ni cambiar. Es más, cuando nos hayamos deslliura't del manipulador, tendremos una recompensa tan clara que lo único que podremos pensar es una: "¿Por qué lo hemos hecho antes"?

Noticias destacadas