El teletrabajo desde la óptica de la empresa

El teletrabajo desde la óptica de la empresa
16/06/2020 | Noticias

Desde el Grup Organigrama queremos enviar un mensaje de agradecimiento a todas aquellas personas que participasteis en el webinar David Blay la tarde del pasado 4 de junio. No nos queda ninguna duda de que el tema del teletrabajo da para mucho, y el alto grado de participación en la sesión nos corroboró el gran interés que despierta, y más en la situación excepcional que hemos vivido todos. 

Las reflexiones de David Blay nos hacen pensar y avanzar hacia nuevos modelos y hacia un cambio de mentalidad que, ahora sí, se ha convertido en más real y necesario que nunca. Publicamos a continuación algunas de sus ideas y opiniones, y en futuros posts seguiremos aportando más tips de conocimiento surgidos del Webinar. Gracias de nuevo y, recordad: Podéis dirigiros al Grup Organigrama -por el canal que prefiráis- para hacernos llegar sugerencias, dudas, conclusiones, etc. Estamos a vuestro lado.

 

“El problema no ha sido la implantación del teletrabajo, sino que no existia una educación digital real”

De la charla pudimos extraer importantes reflexiones. Una de las primeras es el hecho de que el país hace quince años posiblemente no hubiera podido teletrabajar las circunstancias en las que estos días se ha hecho porque, entre otras muchas cosas, ni siquiera los equipamientos de fibra e internet lo habrían permitido.

No hay duda de que hemos empezado a teletrabajar en el peor de los escenarios: Sin formación previa, con personas a cargo nuestro y muchos datos confusos sobre salud y economía. Todo sumado, se ha convertido en un cóctel estresante que, consecuentemente, ha generado mucha ansiedad.

El gran problema no ha sido la implantación del teletrabajo, sino que, en la mayoría de los casos, no existía una formación previa en este ámbito. Hace 3 meses, conocíamos pocas plataformas de videollamada o trabajo colaborativo online y, en poco tiempo, estas plataformas han ganado un protagonismo en nuestras vidas que nunca hubiéramos podido imaginar.

Precisamente, el gran problema inicial es que no teníamos educación digital. Somos muchos los que "hemos hecho un máster intensivo e improvisado en tres meses". La gran velocidad con que se han tenido que imponer los cambios para asegurar la continuidad de los negocios ha hecho que muchas empresas no contaran con las herramientas necesarias para teletrabajar. Ahora, después de todo lo vivido, no hay duda de que es el momento de plantearnos cuál debe ser nuestra educación digital y cómo debemos interactuar y educar a nuestros clientes.

"Hemos pasado de cero a cien en 24 horas. Las empresas han cometido grandes aciertos y errores". Sin embargo, debemos ser conscientes de que gracias al teletrabajo han podido subsistir muchos puestos de trabajo. Es importante destacar que, consecuentemente, el país también ha podido mantener una cierta autonomía.

 

Teletrabajar enmedio de una epidemia mundial ha supuesto un “desgaste emocional y personal muy grande”

"Nos ha atropellado el teletrabajo y la educación digital, al igual que nos arrolló el mail y los smartphones", comentaba Blay. Como experto en teletrabajo sabe de primera mano que "las notificaciones diarias son un gran problema que no hemos digerido. Y no nos damos cuenta".

"Una vez los objetivos están claros, y nos hemos conectado y hemos colaborado entre todos, lo que tenemos que hacer es abrir ventanas de productividad: Porque si lo hacemos sin interrupciones, lo haremos más rápidamente y mejor".

Otro de los puntos importantes en relación al teletrabajo son las consecuencias psicológicas que hemos tenido que sufrir estos días. Este impacto en nuestras mentes no ha favorecido la implantación del teletrabajo en nuestras vidas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que: "Cuando el trabajador siente ansiedad, hay que detenga y piense algo muy importante. En muchos casos, no está teletrabajando, está trabajando lo mejor que puede en una epidemia mundial".

Efectivamente, no es sólo el hecho de haber tenido que aprender a teletrabajar sin los medios y la educación necesaria es que, además, lo hemos tenido que hacer en medio de una epidemia mundial, de una crisis sin precedentes . "No hemos podido teletrabajar más de un día en horario lineal. Y, si lo hemos hecho, ha sido porque alguien en casa nos ha tenido que cubrir, lo que supone un desgaste emocional y personal muy grande".

 

“Ahora solo podemos ir a mejor: los shocks permiten acelerar y agilizar procesos”

No hay duda de que ahora sólo podemos ir a mejor. La situación actual nos ha puesto sobre las cuerdas y, a partir de ahora, debemos tratar de avanzar de la mejor manera posible. Ya tienen mucho ganado todas aquellas empresas que han podido sobrevivir al teletrabajo durante esta pandemia. Sin lugar a dudas, esto ha sido posible porque no nos podíamos ver, pero el trabajo seguía su curso.

Para terminar, os dejamos con una estimulante y sabia observación: "No soy un absolutista: No creo que todo el mundo tenga que teletrabajar, ni sea capaz o quiera. Además, soy consciente de que sólo un 60% de las posiciones pueden realmente teletrabajar. Quien tiene un horario de atención al cliente, debe respetarlo. Pero, ¿Qué pasa con el que no lo tiene? Si tenemos la capacidad de crear un horario no lineal, que se adapte a las personas y les damos flexibilidad, retendremos el talento y las personas trabajadoras serán más productivas ".

Noticias destacadas